Reseña Cristo Rey Albuñol

Cristo reina
La Escuela Hogar Cristo Rey, de Albuñol, está situada en un lugar privilegiado, más bien diríamos que es único.
Entre la sierra y la mar, asentada en la Baja Alpujarra granadina, en pleno corazón de la ciudad que vio nacer y crecer a Isabel Gómez Rodríguez, primera Superiora General de las Hijas de Cristo Rey, fundadas por José Gras.
En 1953, en Albuñol, la ciudad de Madre Inés de Jesús, nombre que eligió Isabel al consagrarse como Hija de Cristo Rey en Granada, se funda el Colegio Cristo Rey, posteriormente transformado en la actual Escuela Hogar.
El Edificio que la alberga, donado por la Sra. Peñalvés, es una hermosa y elegante construcción que fue su vivienda, posteriormente adaptada, en varias ocasiones, para acomodarla a las distintas Obras.
Se asoma a dos calles, C/ Real, 20 y la C/ Barranquillo, s/n. convergiendo en un vértice que desde siempre acoge una hornacina con la imagen de la Virgen de la Aurora, protectora del barrio y de la Escuela Hogar.
La entrada principal tiene un pequeño jardín y su fachada ofrece cinco balcones que conservan su estructura original.
En la siguiente planta se alza una cúpula que destaca y se deja ver desde la ciudad, culminando con una linterna de luz, una luz bella y mediterránea.
En la actualidad se atiende, en régimen de hogar-internado a 85 niños/as. Se cuenta, para un buen servicio y educación con cinco religiosas, seis educadores, un psicólogo y cuatro personas para cocina, limpieza y oficios varios.
Desde su fundación, esta Casa, conserva el “aroma” de la personalidad de Madre Inés: buena hija, claridad en sus objetivos, tesón para conseguirlos y un amor a Jesús, tras lo que ella llamaba su “conversión”, que le impulsa a ser imagen de Jesucristo con la misma energía y decisión que le llevó a obtener el Título de Maestra, para poder enseñar a los demás y formarlos como buenas personas al estilo de Jesús.
M. Inés se identificó plenamente con el carisma del P. Gras y supo transmitirlo a las HCR. Hoy puede decirse que El Pensamiento Educativo es el eje transversal y el corazón de la educación que imparte a los alumnos/as de la Escuela Hogar todo el personal de la Casa. Con gran paciencia y generosidad, “todos a una”, llevamos a cabo la bella y difícil tarea de educar niños, adolescentes y jóvenes del siglo XXI.
Una educación que se hace más difícil aún por la realidad de nuestros niños: de varias nacionalidades, de hogares complicados, desconocedores de pautas de conducta y cuyas familias no saben colaborar con la educación que brindamos.
Esta realidad no nos hace retroceder, como si M. Inés nos diera la ración adecuada de su “tesón” y entusiasmo, iniciamos, cada día, la hermosa tarea de educar y evangelizar, para que Cristo reine.

No se admiten más comentarios